Atravieso un túnel


Atravieso un túnel,

una especie de agujero de gusano atemporal

y me encuentro de frente

con la misma escena

en otro escenario.


No es amor esto que pensaba.

Vuelve en cuenta gotas la necesidad.


Esa densidad oblicua que me jala el cuerpo,

ese imán que se desahoga en la boca del otro.


Tener relacionado el amor con esta mierda

me desvela lo lejos que estoy de atender mi grito.


No huiré de este sentimiento,

de este dolor al desamparo.


No lo evitaré ni adornaré con chocolates ni conversaciones profundas.


Lloraré y me romperé lo que haga falta

para exorcizar de una vez por todas esta idea absurda clavada en la carne.


Y entonces Dios me abrirá las puertas de par en par

y jamás volveré a sentirme sola.

2 vistas