Dejar al otro en paz y liberarse para siempre.


Aceptar la coexistencia como la mejor de las realidades,

no por nada, sino por la obviedad de que está sucediendo...


Lo que pasa es que nosotros dudamos todo el rato de lo que ocurre,

creemos tener la capacidad para saber si las cosas están bien o mal,

si lo que sucede es un error...


Jugamos a ser Dios pero sin amor.


Huimos de lo que la vida nos pone delante,

por eso vivimos corriendo de espaldas tropezando con todo.


Nos da tanto miedo enfrentar el dolor que sentimos cuando los demás no comparten nuestra visión o valores que vomitamos sobre ellos nuestra ignorancia,

salpicando de irresponsabilidad al mundo y tomando decisiones que lo único que hacen es incrementar ese mundo injusto y/o malvado.


Esa es la hostia cósmica en tu vida.

El espejo constante al que no quieres mirar.


Luchar contra la diversidad es querer cortarse la garganta y pretender seguir cantando.


Igual no te acuerdas pero... un día te vas a morir... así es que aprovecha que aún hoy existe la posibilidad de aprender a AMAR cualquier cosa.


🦋


P.d: Elijas lo que elijas estará bien,

y elija lo que elija tu hermano también lo estará.


Comprender esto y dejar al otro en paz es liberarse para siempre.

0 vistas