Encajar.

Actualizado: 3 de sep de 2019

Díganme si no están hasta los cojones

(*véase 'cojones' cómo esa parte íntima, profunda y masculina propia) de seguir tratando de encajar, e incluso de encajar cuando encajan sin ser esa la motivación genuina, en un patrón de realidad construido por otros, obsoleto, y cuya raíz atenta directamente a la cuestión básica de esta encarnación material.

Ya sabes porque lloraste al salir del interior de tu madre 🤷

'Chacho, chacho...'

¿Lo puedes ver? ¿Ustedes ven la tele y todo eso? ¿Ven lo que digo?

Eso no es normal.

Para todo hay una forma de hacerlo y de no hacerlo. ¿Qué nivel es este?

¡A mi que me arrastren de los pelos por loca! ¡Ya me ato yo a gusto, tranquilos!

Inventarselo todo como si el mundo fuera una hoja en blanco.

Atreverse a escribir con faltas de ortografía y que lo lea tu profe de lengua. Así la liberas de su cárcel.

¡Un día te vas a morir! No te olvides de eso.

No hay cielo o infierno lejos de este AHORA tuyo.

Déjate de inquisiciones. ¡Deja a la gente en paz!

Vivir obscénamente como te dé la gana. Abrirse a las consecuencias.

Saltar al vacío, a las manos de Dios.

¿Acaso hay alguien más aquí?


9 vistas