Hay puertas que una vez abierta lo cambian todo


Hay puertas que una vez abiertas lo cambian todo.


Las puertas son apuestas experienciales:

yo decido apostar (intuitivamente) por un camino, me arriesgo, entro y lo experimento.

Las puertas que lo cambian todo son aquellas que asustan, las que a primera vista tienen un aspecto poco deseable, las que van en contra de los 'principios lógicos'.


Llega una edad que llega sin tener que ver con el tiempo y que atiende a la apertura; como una especie de antesala al permiso total, un debate último sobre la liberación, un pasillo intermedio entre la falsa necesidad y la consciencia propia.


No importa lo que pienses,

no importa para nada.

Existe la posibilidad de amar cualquier cosa.


Ya no me hace falta la comprensión externa para dejar la duda a un lado.

La duda siempre dependió de mi.


No hace falta la aprobación de maestros, pues nunca lo fueron.


Ya no evito los conflictos familiares ni mendigo la aceptación de mis amigas porque sé que no tengo el poder para cambiar la realidad en la que deciden vivir.


Hay puertas que una vez abiertas lo cambian todo.


Yo abrí una puerta hace tiempo

donde la llave es una,

donde lo sueño todo

0 vistas